CARMELA SILVA DONOSO (1966 – 1932)

ESTUDIANTE:

Santiaguina, inquieta, católica y convencida sobre la importancia de la labor pedagógica en el desarrollo de la sociedad. Nació un 6 de octubre de 1866.

A los 17 años, contra las recomendaciones de sus cercanos, obtuvo el título de Normalista en la Escuela Normal de las Religiosas del Sagrado Corazón.

A comienzos de la década de 1890 se perfeccionó, por encargo del gobierno, en la Escuela Normal de Preceptoras n°1. Más tarde, en 1899, culminaría sus estudios en el Instituto Pedagógico, graduándose de Profesora de Estado, en la especialidad de Matemáticas, transformándose no sólo en una de las primeras mujeres en estudiar en el establecimiento, sino que de igual manera en la primera con este título profesional.

MAESTRA Y DIRECTORA:

Tras obtener el título de Normalista a los 17 años, comenzó a ejercer su carrera en un momento en que la Educación Pública vivía una etapa de crecimiento y reforma. Dado su brillante desempeño, Carmela Silva Donoso no tardó en recibir cargos de dirección, dualidad que mantendría hasta su jubilación.

Los establecimientos en los que trabajó como profesora y Directora fueron: Escuela de Niñas n°1 de Curicó (1883 – 1886), Escuela n°5 de Santiago (1886 – 1892), Escuela Superior n°1 de Santiago (1892 – 1899) y el Liceo n°3 de Niñas (1899 – 1928).

PIONERA:

Por su desempeño y permanente interés por el ejercicio de una mejor pedagogía, el gobierno la comisionó estudiar nuevos métodos educativos en la Escuela Normal de Preceptoras n°1.

En 1892, al asumir como maestra y Directora en la Escuela Superior n°1 de Santiago, se transformó en la primera mujer en asumir la Dirección de un establecimiento secundario de propiedad fiscal.

En 1899, luego de ser destacada con anterioridad como una de las protagonistas de la modernización de la Educación Pública por parte del presidente Federico Errázuriz, es nombrada Directora del nuevo Liceo n°3 de Niñas. El ministro de Educación la época, Carlos Palacios, señaló que esta iniciativa se relacionaba con un proceso de reforma que buscaba darle “mayor aplicación práctica a la enseñanza pública según las exigencias de la sociedad y la vida, junto con también equipara el acceso de la mujer a profesiones liberales, industria y comercio”.

Desde este liceo, que en 1913 pasaría a ser internado, la profesora Silva Donoso apoyaría el ingreso de más mujeres a la Educación Pública, transformando a la institución también en un activo centro de práctica profesional.

HOMENAJES A LA MAESTRA:

La profesora Carmela Silva Donoso jubiló en 1928, tras ejercer 27 años como Directora del Liceo e internado n°3 de Niñas, institución que a la fecha contaba con una matrícula de 1.480 alumnas. Soltera, y devota católica, se retiró a un pensionado de religiosas en Viña del Mar, donde murió el 9 de octubre de 1932. Su cuerpo fue velado en Santiago, en la Casa Matriz de Providencia, y sepultado en el Cementerio Católico. Su deceso consternó a la comunidad escolar del Liceo n°3 de niñas, la cual asistió numerosamente a las actividades fúnebres, como de igual forma sucedió con el gremio de profesores, rindiéndole honores en su nombre quién sería poco más tarde Presidente de Chile, don Pedro Aguirre Cerda.